facebookgtwitter copia  youtubegimerg1

Inicio

Viernes Santo en Taxco

Por Jackie R. Ibarra

Viernes Santo en TaxcoLa Semana Santa en Taxco es penitencia y oración, arrepentimiento y sacrificio, una estampa dibujada con el pincel del sincretismo, congelada en el tiempo; sus pequeñas callejuelas torcidas y plazas diminutas volcadas a la contemplación interna, a la reflexión mística.

El calor eufórico de una primavera luminosa bordea las angostas calles empedradas y su vaivén ondulatorio de mar agitado. Pueblo vestido de luto y dolor, a través de un silencio generoso que apenas se disipa con el ruido metálico de las cadenas arrastradas en la procesión de Viernes Santo por “las ánimas”, que preceden, vestidas de negro a “los encruzados” en busca de la redención.

No sólo es representar la Pasión de Cristo, es vivir el sufrimiento como un rito antiquísimo de expiación, cada uno de ellos dice llevar a Cristo y su propia pasión, pasión que no concluye con la muerte en la cruz, sino en la confirmación de ser cristiano, de tener fe y es por esto que Cristo y la Virgen no son sólo imágenes, son cientos de hombres y mujeres y en cada uno de ellos vive Cristo.

En la representación del Viernes Santo en Taxco acompañan a Jesús en su vía crusis los representantes de tres grupos: “La hermandad de los soldados de Roma”, quienes representan a los soldados romanos que aprendieron a Jesús; las "Hermandades de las ánimas”, mujeres que marchan en silencio, con los pies encadenados, vestidas de negro y cubriendo con una capucha su rostro por respeto a sí mismas y a sus familias. Algunas de ellas cumplen una manda, otras participan para ofrecer a su dios un pequeño sacrificio, y las “Hermandades de los cruzados”. Todos participan por fe, como penitencia, por cumplir una manda o simplemente para mejorar como personas.

En el siglo XIX, el que ahora llaman ex convento de San Bernardino, fue un convento de franciscanos, estos frailes hacían penitencia como una forma de hablar con Dios, lo que heredaron a los habitantes de Taxco, a los cruzados o encruzados. Es así que, cada año, en Viernes Santo, estos hombres encapuchados cumplen su propia penitencia al cargar, durante la procesión que antecede a la crucifixión de Cristo, un rollo de zarza, el tallo macho de la planta del mismo nombre, que es llevado en los brazos y sobre los hombros atados con una cuerda en señal de la cruz, este rollo está compuesto de entre 12 y 14 docenas de zarzas que pesan entre 60 a 70 kilos, dependiendo del grosor de la vara. En cada mano llevan una vela encendida como símbolo de la luz que alumbra el camino que buscan. Su cintura y abdomen es cubierto por el cabestro, faja hecha con las crines de caballo, y sus pies descalzos deben posarse sobre el áspero y caliente empedrado.

Aquellos que llevan al menos cinco años como cruzados, sin haber faltado a ninguna parte del reglamento de la hermandad, tienen derecho a participar en la penitencia de flagelación llamada “La disciplina”. Esta penitencia fue tomada por las hermandades de otro pueblo de Guerrero llamado Huitzuco.

El Domingo de Ramos, día en que inicia la Semana Santa, la gente de Taxco hace una peregrinación al pueblo de Tehuilotepec, a donde van por la imagen de San Ramos, que llevan con ellos a Taxco para ofrecerle una misa y bendecir sus palmas. El lunes la procesión está dedicada a las vírgenes de Taxco y de los alrededores. El martes es la procesión a San Nicolás Tolentino, padre de los penitentes, en ésta participan únicamente “las ánimas” y “los encruzados”. Esta procesión es conocida como la “Procesión de las cadenas”. Los hombres van unidos por una cadena que mide aproximadamente 40 metros; se hace una cruceta y de unos veinticinco cruzados vestidos de negro que van atados, arrastrando dos metros de cadena cada uno, meditando y pidiendo por algún hermano, por el bien de la humanidad o por el perdón de alguna falta cometida. Las ánimas, también vestidas de negro y cubierto su rostro, van encadenadas de sus pies.

El miércoles está dedicado a la Santísima Trinidad. El jueves es el prendimiento de Jesús llevado a cabo por los romanos. Este día es la Procesión de los cristos” (52 cristos) y la Visita a las siete casas, cuando se visitan siete parroquias: Santa Prisca, Guadalupe, San Miguel, la de la Santísima, San Nicolás y el ex convento de San Bernardino. Cada parroquia tiene su propia imagen y las familias durante el día visitan cada una de ellas.

El sábado de resurrección, los soldados romanos buscan a Jesús en cada una de las capillas del pueblo.

Finalmente, el Domingo de Pascua es la procesión de la resurrección, cuando acompañan con música la imagen de la Santísima Virgen que preside la procesión.

Taxco está a tres horas de viaje de la ciudad de México por la autopista que va a Acapulco, después de pasar por la ciudad de Cuernavaca, se toma la desviación a Taxco.

Ensayo fotográfico La pasión del Viernes Santo en Taxco de Fernando García Álvarez.

{yoogallery src=[/images/dgcp/galerias/pasion] width=[100] height=[80] title=[La Pasión del Viernes Santo en Taxco]}
 

Temas de Interés

Bt web 01 Bt web 02 Bt web 03 Bt web 04 Bt web 05