facebookgtwitter copia  youtubegimerg1

Inicio

¡Las de Paracho, Michoacán!

Por Jackie R. Ibarra *

Para guitarras, ¡Las de Paracho, Michoacán! Muchos guitarristas confiesan que en la guitarra la música adquiere matices distintos y un espectro casi ilimitado de sonidos. La historia de la guitarra moderna llega a su cumbre con Francisco Tárrega, español, quien en el siglo XIX hizo innovaciones a la música y en especial a la guitarra, como por ejemplo, tocarla con las uñas o con la yema de los dedos, así como una nueva posición de las manos y los dedos que influye en la manera de pulsar las cuerdas, dando particular énfasis al uso de la mano derecha. La preocupación de Tárrega fue conseguir un mayor volumen en el sonido de la guitarra y en sus esfuerzos por lograrlo estudió los mecanismos del piano buscando sus equivalentes en la guitarra. Las tesis que a finales del siglo XVIII y durante todo el XIX, defendían la separación entre la guitarra usada como mero instrumento de acompañamiento y la guitarra como instrumento de concierto, quedaron refutadas por Francisco Tárrega, cuyas transcripciones de la música de Bach, Beethoven, Mozart y Haydin mostraron las grandes posibilidades del instrumento.

Etimológicamente la palabra guitarra deriva del vocablo griego Khitara, que quiere decir cítara, con lo cual podemos deducir que el antepasado de nuestra guitarra es posiblemente este instrumento de gran valor en la vida clásica griega. Ya en España la guitarra fue un instrumento de la clase media, en contraste con la vihuela que era tocada por la aristocracia. En Italia, la guitarra, fue un instrumento en manos, según Praetorius, de charlatanes y saltimbanchi ; pero para fines del siglo XVII, se convirtió en un instrumento de moda, especialmente en Francia, donde, se dice, fue introducida a París por los actores italianos.

La guitarra es una de tantas cosas que llegaron a nuestra América del Viejo Mundo. En nuestro país, se encuentra la capital mundial de la guitarra, Paracho, Michoacán, y ahí don Fernando Barajo fabrica, desde hace 25 años, instrumentos musicales de cuerdas, especialmente guitarras. Este oficio lo heredó de su padre, quien también fue artesano siguiendo la tradición de generaciones. En su familia son cuatro hermanos, pero sólo él se dedicó a este arte, "a uno le nace porque le llama la atención y uno quiere rescatar la tradición", dice don Fernando.

En Paracho, un 70 % de la población es fabricante de guitarras y durante años se han dedicado a ello. No es nada sencillo hacer una guitarra, el trabajo es totalmente manual. Lo primero que hay que hacer es revisar la madera, clasificarla, evaluando su acústica ante todo. Se trabajan varios tipos de madera, por ejemplo, el encino canadiense o el encino australiana, el ojo de pájaro también de Canadá; el encino de Michoacán es muy duro y no se puede trabajar. Para conseguir la madera del extranjero se hacen pedidos, o algunas veces, hay personas que viajan a diferentes partes del mundo a ver personalmente la madera y traerla. Las maderas especiales son el cedro rojo y el ciprés, porque su dureza influye en la acústica. La madera debe dejarse secar para que su resistencia perdure, lo mejor es que sequen unos diez años, en los climas calurosos la madera no tiene buen secado por la humedad del ambiente y se tuercen.

Una vez que se tiene el tablón, éste se va hojeando en aserraderos en el mismo Paracho, el espesor de la madera debe ser milimétrico, el frente de dos a dos y medio milímetros, y los costados 2 milímetros, la parte de atrás debe ser más gruesa por la tensión de las cuerdas.

Una guitarra hecha a mano va construida parte por parte: los frentes, la parte de atrás, los costados, el brazo que es una sola pieza con un corte donde el diapasón es incrustado, son cada piezas que arman una guitarra. Estas partes van unidas por dentro por unos dientes o travesaño llamados guanocuas, son especie de abanicos que se van ensamblando, porque la guitarra hecha a mano no lleva clavos. Y para moldearla utilizan calor y prensas.

De la familia de don Fernando Barajo sólo uno de sus dos hijos es el que continúa la tradición; el joven tiene 16 años, y va trabajando a ratos porque está estudiando, para hacer una guitarra invierte dos semanas, mientras que su padre en 15 días hace una serie de cuatro guitarras.

Los adornos que llevan al frente son marquetería, es decir pedacitos de madera de varios colores con los que se hace una figura, una vez que tienen el frente unido se les va poniendo el adorno, a diferencia de una guitarra hecha en fábrica que sus adornos son calcomanías. Al final se pone el encordado y la maquinaria, en Paracho se consigue todo lo que requiere la hechura de un instrumento musical de cuerdas, hay fábricas que proveen de maquinaria y cuerda.

Don Fernando hace guitarras, requintos, charangos, bajos, jaranas, mandolinas, y cada uno de estos instrumentos también los hace en miniatura. Trata de hacer lo que nunca ha hecho, le gusta experimentar y tratar lo imposibles. Como por ejemplo, las miniaturas de semillas de girasol y cáscaras de cacahuate, ". reciclo la basura en instrumentos musicales miniatura, me salgo de la rama de la madera y utilizo cáscaras de semillas como la nuez o el cacahuate. No hay imposibles para mí, tuve que aprender a dibujar y a tallar, mis herramientas son hechizas, yo también las hago", comenta don Fernando Barajo.

El instrumento en juguete también es un placer hacer y una necesidad, porque ". los niños tratan de imitar al papá en sus actividades o sus pertenencias, por eso hacemos instrumentos musicales como guitarras y violines pero de juguete.", aunque en realidad éste tiene menos demanda que los instrumentos de verdad.

Aquí en Paracho los productos chinos también están desplazando, ante todo por su precio, a la artesanía mexicana, es una pena que la gente busque un producto más barato pero que inevitablemente es de menor calidad, y nuestras tradiciones y artesanías corran el peligro de desaparecer por esta invasión.

Si acaso tienen la oportunidad de visitar Paracho, les digo que del 11 al 14 de agosto de 2006, se realizará La fiesta de la guitarra, habrá gran venta y concurso de guitarras especialmente.

A Paracho podemos llegar por Morelia, tomando la carretera a Uruapan, y luego en Uruapan la desviación a Paracho.

*Jackie R. Ibarra es candidata a la Maestría en Letras Mexicanas por la UNAM.

 

Temas de Interés

Bt web 01 Bt web 02 Bt web 03 Bt web 04 Bt web 05