facebookgtwitter copia  youtubegimerg1

Inicio

Juguetes para la paz

El juguete tradicional mexicano no fomenta la violencia y en su mayoría no se relacionan con la guerra. El juguete es considerado por muchos como un transmisor de valores que moldea el comportamiento del niño hacia su etapa de madurez. Una de las características principales del juguete mexicano es su carácter pacífico. Éste complementa el desarrollo social, mental y físico del niño, y no cabe duda de que los juguetes tradicionales mexicanos pueden ser más divertidos que muchos juegos modernos. Los hay con movimiento: acróbata, atrapanovios, cajita de sorpresa, boxeadores, caleidoscopios, vehículos de madera, escalera, rehilete, pirinola, tablitas, víbora; los de fiesta: cornetas, matracas, piñatas, judas y calaveras; musicales: maracas, silbatos, flautas, guitarras y violines; de destreza: cerbatana, cuerda para brincar, carrito de baleros y zancos; clásicos como el balero, trompo, caballo de madera, canicas, cochinito-alcancía, papalote, resortera, títeres y yoyo, entre muchos más.

Los juguetes que por lo general encontramos en mercados y ferias a lo largo y ancho del país, poseen el alma de la permanencia, la tradición, son memoria de infancia heredada de una generación a otra, que revelan un misterio para hacer la historia, nuestra historia de familia. Es por ello que son signo de identidad y vehículo que conserva tradiciones.

      Troca de madera, San Cristóbal
      de las casas, Chiapas.
      Foto: Samuel Padilla.


      Caballito con acróbata,
      madera, Paracho, Michoacán.
      Foto: Samuel Padilla.

 Boxeadores, Celaya,
 Guanajuato. Foto: Samuel Padilla.
 

Temas de Interés

Bt web 01 Bt web 02 Bt web 03 Bt web 04 Bt web 05